3 pensamientos en “VampiressaHIM. Y si te mueres mañana??

  1. Y si te mueres mañana??. Me lo pregunto habitualmente. En general, evitamos hablar de la muerte. Salvo los de tendencias suicidas como yo, que no encuentran un método adecuado por culpa del narcisismo desmesurado de querer salir bien en la última foto. Ahorcarse ?, amoratado, con la lengua fuera y manchando los pantalones?. Tirarse desde las alturas y dejar el asfalto lleno de sangre? , y en qué postura quedarás?. Ahogarse en el mar, y salir cubierto de algas y cangrejos?…o mucho peor… cubierto de mejillones. Disparos?, ni pensarlo !!. Lo del gas, en principio no está mal ,el sueño dulce, pero siempre puede aparecer un fumador y a volar y expandirse. Cortase las venas… quedas muy blanquecino o azulón en la foto y con cara de intentar recuperar el último aliento. Un ataque al corazón, un derrame cerebral… no!!, siempre sales con mala cara. De todas las muertes posibles, la que siempre me ha gustado más es la de que te fulmine un rayo . Una muerte, muy rápida, que he buscado muchas veces y que sigo buscando, en todas las tormentas, pero que no depende de mí. Una muerte de castigo divino. Y esa última foto, como el mayor iluminado, como el gran protagonista, el gran pecador de querer ser nada. Me gusta. Y después….nada…. sólo cenizas.

  2. Lo que menos me importa es la forma de morir…total, cuando suceda, ya no lo veré…Eso sí, me gustaria que me pusieran bien “mona”; ya que si Caronte me lleva al infierno en su barquita, al menos que vaya arregladita…ja ja

  3. Personalmente, me gustaría no estar el día que me muera. Ese día preferiría estar de viaje, lejos del escenario. Que te parta un rayo no es mala idea, pero me sobra lo de partir, prefiero la fulminación. Que me fulmine un rayo!. Pasar a polvo sin mas contemplaciones, me sobran los entremeses.
    Luego viene lo del nuevo emplazamiento. Hay quien prefiere un sacrosanto tranquilo, con vistas al mar. Otros prefieren la montaña, a poder ser cerca de un bosquezillo. También los hay que prefieren espacios amplios, como el mar o, más discutible, ubicarse temporalmente sobre la TV o últimamente, encima del PC. En esto somos más o menos libres.
    En fin, me gustaría morirme a gusto y, sobretodo, que aquellas personas que mas quiero también se quedaran bien satisfechas con mi desaparición del escenario.

Deja un comentario