3 pensamientos en “Eran otros tiempos, cuando….los gallos celebrábamos.

  1. Y después de enloquecer con el baile… llegaba la calma. Aún tengo gravada en mi memoria los poemas de Pedro Salinas que me leía Don Jaime, en la barra, entre Dry Martini y Gintonic, cuando todo el mundo abandonaba la taverna…qué momento tan mágico!!

  2. La nota musical se cuela por el pabellón auditivo… y de repente una corriente atraviesa el cuerpo desde la punta del pie hasta el paladar…y empiezan a mover la cabeza, y luego la cintura, las caderas, los pies…y las notas se hacen mas poderosas…hasta que los gallos entran en trance…y no pueden parar de bailar y palmear…¡vaya fiestas! Y yo, durmiendo…

Deja un comentario