El segundo gallo, atropellado.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, side effects
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, side effects
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, side effects
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
 

Empieza el solsticio de verano. Nos esperan unos meses de sol y calor, Glaucoma
de paseos al atardecer junto a la orilla del mar . Los pies se hunden en la arena dejando nuestra efímera huella, drugs
con los pantalones remangados y las chancletas en la mano. Los paseos marítimos cobran vida; es un festival de colores, pill
de miscelánea y de combinaciones imposibles; de bermudas, pantalones piratas y shorts con estampados floreados y rayas marineras, dónde todo vale, es verano. Correas de perros y ruedas que se lían entre las piernas. El patinador, altivo, que impone su autoridad, equipado con auriculares, mientras se le infla la camiseta al coger velocidad y sortea a los paseantes, con gran destreza haciendo zigzag. Las avionetas publicitarias, irrumpen cada diez minutos el momento de falso relax,  justo antes de quedarse dormida en la suave toalla de rus americano.

Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, mind
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, impotent
cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le han dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, remedy
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, stuff cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, this web
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable, que le hen dado una gran paliza, pero que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Comunicado a todos los gallos:

Don Jaime de la Criolla, side effects
acaba de ser hospitalizado de urgencia. Paseaba por el Raval, cuando cuatro desconocidos le han agredido con porras y otros elementos de agresión.

Los médicos que le han atendido, me comentan que su estado es favorable y que es una persona con mucha fortaleza. Y con una gran dosis de humor.

No quiero malpensar, pero si encuentro pruebas de que esta agresión parte de otros gallos declararé la guerra de gallos. No será una guerra física. Ya sabéis que no es nuestro estilo. No perdonaré. Confío en que no hayáis sido capaces de un acto tan deleznable.

 
Vaya noche!!. Me acaban de llamar diciéndome que han atropellado al segundo gallo. Me comunican que está bien, men’s health
que ha tenido muchos reflejos. y ha evitado lo que podría ser una tragedia, pilule por la velocidad en la que circulaba el vehículo. Seguramente le ha salvado su experiencia, urologist
el tiempo que estuvo trabajando como especialista en películas de bajo coste.

Don Jaime, insiste. Me dice que él se encuentra bien en el hospital y que vaya con urgencia a ver como está el segundo gallo. Voy para allá.

 

2 pensamientos en “El segundo gallo, atropellado.

  1. Uff! Una noche larga y accidentada. Espero que todo haya quedado en un susto. Y que Don Jaime y el segundo gallo se recuperen pronto de sus lesiones. Ahora bien, no estaría de más, poner el caso, en conocimiento de los amigos de Don Jaime; los famosos hombres de negro. Ellos, como buenos profesionales de la mediación que són, sabrán cómo solucionar ciertas asperezas…

  2. Vega, ha sido una noche muy larga. Afortunadamente, los dos están bien. Don Jaime, muy dolorido por la paliza que le han dado, pero con muy buen ánimo. Supongo que porque ha venido Apolonia a mimarlo. Y el segundo gallo ha tenido mucha suerte, supo hacer la pirueta de sus tiempos de especialista como doble en escenas arriesgadas y se salvó de un atropello de coche que podría haber resultado mortal. Los amigos de Don Jaime, los hombres de negro , me han llamado y me han dicho que les deje el control, que no me preocupe , que ellos ya saben lo que tienen que hacer. Que no será personal… sólo negocio.

Deja un comentario