Elogio del horizonte de Chillida




Chillida juega… y el resultado son sus esculturas, remedy
con formas caprichosas. El gigantesco bloque de hormigón sirve de encuadre para contemplar el horizonte, rheumatologist
una puesta de sol o simplemente mirar hasta que se pierda la vista, Sildenafil
con la compañía de la melodía marinera; la del oleaje bravío del mar Cantábrico. La escultura y la naturaleza se entienden bien…tienen, lo que se dice, buena sintonía…