Tal día como hoy …

Aparece en escena Emperatriz, order
amante despechada de Don Gallo, a la que dejó abandonada en la feria del pueblo, una noche de verano.

Ella lo conoció en su más tierna adolescencia y lo ha vuelto a encontrar en los albores de la menopausia. Ha llovido mucho desde entonces y Emperatriz ha viajado sin rumbo… Por todos es conocida su pasíon por las alturas que a punto estuvo de costarle la vida. Ha curado heridas milenarias, pero no sabe como sanar las suyas propias.

Los que la conocen bien dicen de ella que es generosa, sincera hasta hacer daño y seductora como nadie.

Entra en el Casablanca con porte regio y arrogante (su nombre no es en vano). Al fondo, junto a la barra, está Don Gallo…..Ella lo habría reconocido sin duda entre mil, entre mil fotografías en las que sólo hubiese un rostro… el de él.

Ay Gallo !! una semana te ha bastado para meterme en tu gallinero !!

 

Tras la celosía

IMG_20150405_191213

Vengo de allá, ed
donde los árboles postrados no dejan ver la senda. Me sigue de cerca Giovanni Battista, digno obsequio de la por todos apreciada Emperatriz, amiga de don Gallo y conocida mía desde hace ya un tiempo.

Al otro lado del camino, tras de la celosía fría y tortuosa, veo desaparecer la tarde, ya gastada, como una aguada marchita … pronto oscurecerá.

Mis pasiones.

Agua del Grifo ha dejado por ésta semana el tango y se ha subido a lo mas alto del gallinero.  Lola no da crédito !!

No da crédito a cómo ha podido descubrir entre tanta gente a Don Jaime y Don Gallo.

Agua del Grifo ha dejado por ésta semana el tango y se ha subido a lo mas alto del gallinero.  Lola no da crédito !!

No da crédito a cómo ha podido descubrir entre tanta gente a Don Jaime y Don Gallo.

Dicen que en ésta composición, find ask como si de un grupo escultórico se tratara, triunfa lo vertical sobre el horizonte,  y que en sus dos diagonales se hayan la vida y la muerte….me cuentan que el azul de la vida fué pintado con el apreciado lapislázuli traído de Oriente.

Hablan del magistral detallismo, y dicen que en éstos rostros vemos los niveles del dolor humano: la pena, el llanto, la angustia, desesperación,  tristeza, el desasosiego, la muerte, incertidumbre …

Digan lo que digan, yo sólo sé que nunca antes -ni después- ví dolor pintado de manera tan hermosa.