Don Jaime pillado en Roma con la Loren

050f9d6677dd3f9de5d662f2f4f59953

Por la tarde, pharmacy cost después de haber disfrutado de un buen tinto Chianti con su gran amigo Alberto Sordi, refractionist women’s health don Jaime recibió el esperado wasap. Sabía que ella se enteraría de su estancia en Roma, information pills no podía ser de otra manera. En el móvil, como luces de neón, resplandecía su nombre: Sohpia.
No es fácil olvidar un varón como don Jaime y menos ignorar aquellos dias imborrables de pasión. Él sabía que volvería a suceder y no pudo negarse a la cita, a priori imposible por la orden de alejamiento dictada por el juez Giobani Falconi por lo ocurrido con Ponti hace ya unos años.
Don Jaime, ataviado con una nariz postiza y un bigotito filiforme para no ser reconocido por los carabinieri, se dirige a Ponte Melvio, el lugar de la cita. Ella está allí, preciosa, con su foulard al viento. Una mirada disimulada pero contundente lo atraviesa y aturdido le obliga a cogerse con fuerza a un fanale evitando un espectáculo que ni el mismísimo Sordi firmaría. Andan por las calles de Roma en silencio, sintiendo la presencia. En Il Piaccolo toman dos mesas separadas, una frente a otra y luego, ya entrada la noche, en Castillo Sant’Angelo, Roma será testigo de un beso en la oscuridad.

 

 

Pasaba una nube

Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, search
la brasileña Ramona Culona, buy
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, search
la brasileña Ramona Culona, buy
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, sales la brasileña Ramona Culona, shop
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, search
la brasileña Ramona Culona, buy
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, sales la brasileña Ramona Culona, shop
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, cheap
la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, search
la brasileña Ramona Culona, buy
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, sales la brasileña Ramona Culona, shop
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, cheap
la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, more about
la brasileña Ramona Culona, Sildenafil
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, search
la brasileña Ramona Culona, buy
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, sales la brasileña Ramona Culona, shop
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, cheap
la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, more about
la brasileña Ramona Culona, Sildenafil
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Martin Martinez , visit web
conocido por todos como “Pichón” por el tamaño de su…, purchase
será el nuevo gígolo , a disposición de nuestras clientas. Confiamos que disfruten de su agradable compañía y saber estar. Un guaperas de lujo con gran encanto.


Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, search
la brasileña Ramona Culona, buy
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, sales la brasileña Ramona Culona, shop
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con  de ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, cheap
la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Una nueva empleada, more about
la brasileña Ramona Culona, Sildenafil
será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona. Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.
Martin Martinez , visit web
conocido por todos como “Pichón” por el tamaño de su…, purchase
será el nuevo gígolo , a disposición de nuestras clientas. Confiamos que disfruten de su agradable compañía y saber estar. Un guaperas de lujo con gran encanto.


Nube

Me pongo el dedal dispuesta a coser…Cojo la aguja, pharm
la enhebro y empiezo por el ojal de la camisa blanca de lino. 

Me quedo sin hilo blanco y mientras busco en el costurero de hojalata la bobina, generic
veo pasar una nube; la ideal, para aguantar mi aguja mientras corto la hebra de hilo. Ya está. Sigo. Ahora toca el pespunte.

Ramona Culona

Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una dulce versión del “Sabor a mí”


Una dulce versión del “Sabor a mí”

Lola y demás…os repito, decease
para que quede clarito ” a mí”.  Sólo a mí. Simplemente a mí. 


Una nueva empleada, order la brasileña Ramona Culona ,será la encargada de servir los cócteles en el Casablanca . La clientela de ayer se mostraba de mirar encantado con Ramona Culona .Algunos más, como Justín Damores que con ojos chispeantes insistió en ayudarnos al cierre del local.

Don Jaime recuerda a Bebo



Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Siempre hubo un lugar dónde fuimos felices, this
dónde el tiempo se paralizó, dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablemente, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?



Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Siempre hubo un lugar dónde fuimos felices, this
dónde el tiempo se paralizó, dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablemente, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, malady
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, treat
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…



Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Siempre hubo un lugar dónde fuimos felices, this
dónde el tiempo se paralizó, dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablemente, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, malady
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, treat
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, ask
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, view lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?



Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Siempre hubo un lugar dónde fuimos felices, this
dónde el tiempo se paralizó, dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablemente, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, malady
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, treat
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, ask
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, view lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, cure
dónde el tiempo se paralizó, order dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, pilule
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?



Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Siempre hubo un lugar dónde fuimos felices, this
dónde el tiempo se paralizó, dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablemente, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, malady
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, treat
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, ask
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, view lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, cure
dónde el tiempo se paralizó, order dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, pilule
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?


 

imagesbodeguitaViene a cuento, no rx ahora que voy un tanto despistado por el tiempo y no se bien por donde ando – como si de un náufrago se tratara -, remedy
recordar una anécdota que me complace enormemente.
Allí, en la Habana Vieja, en la Bodeguita del Medio, Empedrado 207, tuve el placer de compartir mesa y mojitos con lo más libertino del lugar. Algunas noches se añadía al grupo nuestro colega Ernest – a él le gustaba que le llamaran Hemingway – que, aunque tenía buena entrada, sus finales de fiesta eran siempre convulsos. Recuerdo con cariño un espléndido puñetazo del cual guardo cicatriz como si de un tatuaje se tratara. Por cierto, cuando el ron tocaba a su fin, siempre insistía en su gran parecido con un conocido escritor barcelonés, lo cual nos sorprendía a todos por su insistencia ; años más tarde, en París, conversando con Enrique lo llegue a comprender. A lo que iva, un día coincidí en los urinarios de la Bodeguita, codo con codo, con un mocetón alto y moreno que me impresionó por sus atributos. Que cigalón, pense. Luego me enteré que se trataba de Bebo. Alguien nos presentó más tarde, no recuerdo quién, y al comentar la cuestión nos partimos de risa. Durante aquella época coincidimos en muchos locales en algunos de los cuales nos deleitava con su jazz latino y al final siempre nos reíamos al recordar como nos habíamos conocido.  Años más tarde, cosas de la vida, hizo pareja con Diego el Cigala y nos encandiló a todos. Ya se venía venir, pensé. Esta es mi anécdota a modo de homenaje, nada del otro mundo.

 

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Siempre hubo un lugar dónde fuimos felices, this
dónde el tiempo se paralizó, dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablemente, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, malady
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, treat
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, ask
dónde el tiempo se paralizó, online
dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, view lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?

Siempre hubo un lugar donde fuimos felices, cure
dónde el tiempo se paralizó, order dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, pilule
lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablementes, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?


 

imagesbodeguitaViene a cuento, no rx ahora que voy un tanto despistado por el tiempo y no se bien por donde ando – como si de un náufrago se tratara -, remedy
recordar una anécdota que me complace enormemente.
Allí, en la Habana Vieja, en la Bodeguita del Medio, Empedrado 207, tuve el placer de compartir mesa y mojitos con lo más libertino del lugar. Algunas noches se añadía al grupo nuestro colega Ernest – a él le gustaba que le llamaran Hemingway – que, aunque tenía buena entrada, sus finales de fiesta eran siempre convulsos. Recuerdo con cariño un espléndido puñetazo del cual guardo cicatriz como si de un tatuaje se tratara. Por cierto, cuando el ron tocaba a su fin, siempre insistía en su gran parecido con un conocido escritor barcelonés, lo cual nos sorprendía a todos por su insistencia ; años más tarde, en París, conversando con Enrique lo llegue a comprender. A lo que iva, un día coincidí en los urinarios de la Bodeguita, codo con codo, con un mocetón alto y moreno que me impresionó por sus atributos. Que cigalón, pense. Luego me enteré que se trataba de Bebo. Alguien nos presentó más tarde, no recuerdo quién, y al comentar la cuestión nos partimos de risa. Durante aquella época coincidimos en muchos locales en algunos de los cuales nos deleitava con su jazz latino y al final siempre nos reíamos al recordar como nos habíamos conocido.  Años más tarde, cosas de la vida, hizo pareja con Diego el Cigala y nos encandiló a todos. Ya se venía venir, pensé. Esta es mi anécdota a modo de homenaje, nada del otro mundo.

 
 

imagesbodeguitaViene a cuento, pancreatitis
ahora que voy un tanto despistado por el tiempo y no se bien por donde ando – como si de un náufrago se tratara -, sickness
recordar una anécdota que me complace enormemente.
Allí, en la Habana Vieja, en la Bodeguita del Medio, Empedrado 207, tuve el placer de compartir mesa y mojitos con lo más libertino del lugar. Algunas noches se añadía al grupo nuestro colega Ernest – a él le gustaba que le llamaran Hemingway – que, aunque tenía buena entrada, sus finales de fiesta eran siempre convulsos. Recuerdo con cariño un espléndido puñetazo del cual guardo cicatriz como si de un tatuaje se tratara. Por cierto, cuando el ron tocaba a su fin, siempre insistía en su gran parecido con un conocido escritor barcelonés, lo cual nos sorprendía a todos por su insistencia ; años más tarde, en París, conversando con Enrique lo llegue a comprender. A lo que iva, un día coincidí en los urinarios de la Bodeguita, codo con codo, con un mocetón alto y moreno que me impresionó por sus atributos. Que cigalón, pense. Luego me enteré que se trataba de Bebo. Alguien nos presentó más tarde, no recuerdo quién, y al comentar la cuestión nos partimos de risa. Durante aquella época coincidimos en muchos locales en algunos de los cuales nos deleitava con su jazz latino y al final siempre nos reíamos al recordar como nos habíamos conocido.  Años más tarde, cosas de la vida, hizo pareja con Diego el Cigala y nos encandiló a todos. Ya se venía venir, pensé. Esta es mi anécdota a modo de homenaje, nada del otro mundo.

 

Bebo Valdés & Diego el Cigala



Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, malady consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, search
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que quedaba al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, web
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, discount
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, buy me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo. Nunca nada volvería a ser igual , porque nunca nada es igual.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, buy cialis
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, try
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, cheap concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, help consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Aún así, Rodolfo no ha dejado de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, rx consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, steroids
me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió: grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, about it
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, mind me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, viagra
concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, a su cuerpo, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, nurse
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.
Tras mucho disfrutar del sin cesar festivo de los años 20, this
consigo regresar al presente. Como recordareis la lectura de un punto y coma, me impidió continuar avanzando y me lanzó al pasado, concretamente a los años 20. Allí he sido fotógrafo de modelos, amante de muchas amantes y he tenido que esquivar a un tal Valentino, de gran atractivo magnético con las mujeres siempre tras de él,  y que un día se refugió en mi estudio ,que queda al lado de los estudios de cine, donde permaneció sin salir una semana , vestido de sultán porque tuvo que salir corriendo en un descanso del rodaje de una película, perseguido por sus numerosas fans. Hasta que empecé a sentir un cierto acoso por parte del tal Rodolfo , que así se llamaba, y un día le dije que se fuera. Se fue pero no dejó de aparecer por el estudio , siempre con una excusa y un par de botellas de champán. Como parecía no entender, mientras le pellizcaba un huevo, en su última visita le dije : mira Rodolfo, tienes dos huevos, uno cuelga más que el otro, el que te estoy pellizcando. Eres muy guapo y la verdad es que te tengo cierto aprecio, deja el champán en la mesa, nos lo bebemos, lo celebramos pero tú dejas de tirarme anzuelos. OK?. Lo que quiero es poder volver a mi tiempo, pero un punto y coma no me deja avanzar. Él empezó a hablar con voz de pito. Perdona-le dije y dejé de pellizcar su bajo huevo. Y él respondió, con más holgada voz : grita y coge impulso. No lo entendí. Nos bebimos el champán y algunos vasos de bourbon, mientras nos contábamos nuestras vidas y a eso de las tres , me besó en la boca y se fue. En soledad mirando el color del bourbon a contraluz, grité !!!. Y entonces lo entendí , cogí impulso , corrí y mientras gritaba, tomé la exclamación ( ! ) en mis manos, a modo de pértiga, y salté el punto y coma. Volví al tiempo de mis soledades, caí en bomba al agua de la termas romanas del Galloloco. Suspirando los alivios de poder volver a mi desgraciado tiempo En el reflejo de las aguas de las termas, vi mi cara y tras de ella la ceniza que se llevaba el viento de otro tiempo y recordé que en, este , mi tiempo , deseaba volver a pegar mi cara, al cuerpo de ella, para sumergirme en su aroma más íntimo y volver a acariciar unos pechos , ya conocidos. Embriagarme del trémulo sentir, de lo que es vivir.

Siempre hubo un lugar dónde fuimos felices, this
dónde el tiempo se paralizó, dónde no había gravedad…Todos tenemos nuestro lugar. Yo tengo el mío y si cierro los ojos, lo puedo llegar a acariciar…

Gallo, parece que encontró el suyo…indudablemente, las termas pueden ser un buen lugar. A Don Jaime, de momento, lo tenemos naufragando…¿dónde estará?